Javier Vicente, presidente de la Asociación Albéniz, posa con Raquel Suárez, una exusuaria de los servicios de la entidad.

«La crisis ha devuelto a la calle a personas a las que atendimos ya hace veinticinco años»

OVIEDO 06/01/2017 02:52 |0

La ONG Albéniz advierte de que tiene lista de espera para sus pisos tutelados y detecta un aumento de jóvenes y mujeres en exclusión

Un siete de latón les recuerda cada día sus inicios. Es el número que colgaba de la casa de la ovetense calle de Albéniz en la que, en mayo de 1991, abrieron el primer hogar para personas sin recursos. «Uno muy novedoso, de solo seis plazas, porque nosotros apostábamos por grupos pequeños, para un trabajo individualizado». De aquella vivienda, hoy solo queda el siete de latón, pero antiguos usuarios del dispositivo asistencial «nos siguen necesitando. La crisis ha devuelto a la calle a personas a las que ya atendimos hace veinticinco años».

Así lo asegura José Vicente, presidente de la ONG nacida de un grupo de educadores que colaboraban como voluntarios en el albergue Cano Mata, de la capital. «Se trata de personas que, tras su paso por la calle, habían reiniciado su vida independiente. Sin embargo, la crisis económica les ha dejado, de nuevo, en situación de exclusión».

En la actualidad, son dos los casos que «viven con nosotros. Les hemos acogido e iniciamos con ellos una nueva etapa, aunque ésta muy diferente». Porque, ellos no llegan solos. La crisis ha desbordado la red de acogida. Tanto que Vicente reconoce que, ahora mismo, «tenemos lista de espera para poder atender a personas que están en la calle. El piso que tenemos en Oviedo para jóvenes sin recursos, de ocho plazas, está completo. En el de Gijón, de seis, hay algún hueco, pero la situación está complicada».

Complicada para los que recién llegados «que son muy jóvenes, mucho más que hace años. Ahora, la mayoría acaba de cumplir los 18 años», como para los que ya saben lo que es haber pasado por la calle. «Ellos se enfrentan a otra etapa: la de tener cincuenta años y quedar fuera del mercado laboral».

Libertad sexual y religiosa

Los nuevos usuarios llegan huyendo no solo de la crisis económica, «sino de otros problemas». Javier Vicente señala dos motivos principales para que personas con los 18 años recién cumplidos acaben en la calle: «En el caso de las mujeres, tenemos muchas de religión musulmana que se escapan de sus casas para tener otra vida, independencia. En el caso de los hombres, muchos huyen todavía para defender una opción sexual determinada».

Para todos, Albéniz les ofrece «un programa integral: alojamiento, formación, inserción», dirigido, sobre todo, a jóvenes y a madres con hijos a cargo. «Tenemos pisos en Oviedo, Gijón y Avilés, además del centro de día de Oviedo. Nuestro modo de trabajo es absolutamente individualizado. Ofrecemos a cada persona la atención que necesita. Es cierto que fomentamos la formación, porque el carecer de estudios es una forma de exclusión, pero cada persona es libre de decidir lo que quiere hacer».

La vinculación entre el equipo de educadores y los usuarios es, explica Vicente, «total. Nosotros estamos aquí para apoyar, acompañar y orientar a estas personas. Pues si necesitan que les cuidemos a los hijos mientras estudian o trabajan, lo hacemos. Pero, sobre todo, les damos las herramientas para que se creen su propia red social. Esa es la clave para superar cualquier nuevo problema que te encuentres en tu vida independiente».

Homenaje a Aute

Una filosofía que han mantenido durante los veinticinco años de creación de la ONG. Que les ha llevado a tener pisos para exreclusos de Villabona, a ofrecer talleres de reciclaje, «del que nació Riquirraque», una empresa hoy de inserción laboral y, ahora, a gestionar el programa 'Housing First' en la capital.

Un trabajo que sale del trabajo de educadores, voluntarios y del apoyo de unos socios «que llevan con nosotros veinticinco años». La subvenciones logradas para desarrollar programas no son suficientes para dar toda la atención que se necesita, por lo que Albéniz celebrará, mañana, día 7, un concierto solidario. Será en el Teatro Filarmónica de Oviedo donde, a partir de las 19.30 horas, sonará Luis Eduardo Aute. «No él, se trata de un homenaje que le realizarán numerosos cantantes». Organizado por Ciudadana Asociación Cultural, por el escenario del Filarmónica pasarán los Berrones, Anabel Santiago y Héctor Tuya, entre otros, «que versionarán las canciones más populares de Aute». La entrada tiene un coste de diez euros.

Noticias relacionadas

Lo más

EN CONTEXTO
COMENTARIOS

©ELCOMERCIO

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x