Primer borrón culé en la cuenta de 2017

El Athletic derrota al Barça en el primero de los asaltos de la eliminatoria copera. Messi no se bastó para evitar el tropiezo

|0

“El futuro no existe”, dice Luis Enrique en referencia al debate abierto sobre su continuidad. Quedémonos pues con el pasado más próximo y el presente. Que no es otro, que un primer borrón azulgrana en la cuenta recién estrenada de 2017. Pasado: como en años anteriores, al asturiano se le resiste el primero de los partidos del año (no ha ganado ninguno de los tres que ha dirigido como entrenador culé). Presente: Al rey de copas le toca remontar tras la derrota cosechada en San Mamés. El Athletic desconectó al rival durante una primera media hora impecable y ni el once de gala fue capaz de traerse un resultado positivo para la vuelta.

Por suerte, el presente, el pasado y también el futuro de este equipo pasa por Messi. El argentino evitó un golpe mayor con una genialidad. No logró revertir los dos goles del Athletic, porque al equipo bilbaino le sobra casta para sobrevivir con dos jugadores menos ante el Barça y contó con cierta fortuna en ese último balón que el rosarino estrellaba al palo en el 94.

Quizás era la noche para creer y el Athletic quiso ser protagonista de la eliminatoria desde el minuto uno. Para qué esperar más. Entendía Valverde que las opciones de los suyos pasaban por no dejar respirar al rival, por aprovechar la resaca navideña y el parón competitivo y coger al Barcelona con el pie cambiado. Hasta tal punto llegó la velocidad de más con la que salió el cuadro vasco que hasta el propio Iniesta tenía gazapos impropios de su talla.

De un error del manchego en la salida de balón llegaba el primero de los mazazos del Athletic. Aduriz aprovechaba un centro de Raúl García y la pájara defensiva del rival para batir de cabeza a Ter Stegen.

El alemán recogería minutos después un segundo balón desde el fondo de las redes. De nuevo la presión, de nuevo una mala decisión azulgrana a la hora de iniciar la jugada desde atrás y una triangulación que culminaba Williams para brindar el mejor de los homenajes a su colega Yeray.

La cuesta de enero comenzaba a lo grande en Can Barça con un San Mamés que elevaba los decibelios por encima de lo permitido al ver al rey de copas noqueado a niveles inverosímiles.

Perdido en guerrillas estériles, el equipo de Luis Enrique caía en la batalla planteada por el Athletic. Lo lleva en el ADN, se desenvuelve como pocos en el fútbol intenso, físico, a ratos provocador y la trampa cada vez era mayor. Terminó de desquiciar a los visitantes una decisión de Fernández Borbalán que no entendió como penalti una falta de Etxeita sobre Neymar dentro del área.

Se consumían los últimos minutos del primero de los asaltos y el Barça se jugaba meterse en la eliminatoria antes de enfilar el camino de los vestuarios. La decisión del colegiado redujo al máximo los niveles de tolerancia en el Barcelona y las amarillas volaban como los caramelos en las cabalgatas.

Por suerte para este equipo, habrá tanto Barça como quiera Messi, que aprovechó la primera que tuvo para meter a los suyos en el partido y la eliminatoria. No exenta de suspense, la falta golpeada por el argentino acababa entrando ante la estirada de Iraizoz y al cuadro culé le cambiaba la cara.

Por suerte para el espectáculo, el Athletic es un histórico que lleva inoculado el veneno copero. Hace décadas que no deja en la cuneta al Barça en una eliminatoria y no le ganaba desde 1984 en aquella famosa final de Madrid donde las patadas voladoras estuvieron a la orden del día.

Está por ver qué ocurre en la Ciudad Condal, pero el arreón del Barça no achantó a los de Valverde. Soportaban las galopadas del tridente perdiendo efectivos. El duelo dejaba víctimas en el camino que podrían ser claves en el Camp Nou. Raúl García era expulsado con el último cuarto de hora por delante y minutos después, también Neymar provocaba la segunda de las amarillas de Iturraspe.

Messi seguía a lo suyo, el Athletic con la coraza puesta, y contando segundos como si fuesen horas. La tuvo el argentino por partida doble para lograr las tablas, pero le faltó rapidez, clarividencia y algo de suerte.

COMENTARIOS

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x