El Atlético más práctico

El conjunto de Simeone no fue brillante pero sumó su tercera victoria consecutiva sin encajar gol

madrid |0

El Atlético de Madrid se impuso al Real Betis en el Vicente Calderón por 1-0 en un partido que tuvo de todo. El conjunto de Simeone mostró su mejor cara, enseñó la peor y supo despertar a tiempo para que el equipo verdiblanco no se le subiera a las barbas. El tanto de Gaitán en el inicio del choque fue suficiente para sumar tres puntos más y seguir la estela de los puestos que dan acceso directo a la Liga de Campeones.

Como si del Atlético campeón se tratase, los del Cholo comenzaron el choque con un arreón inicial. La vieja fórmula de salir más vivos que el rival que tantos éxitos ha dado a los colchoneros en los últimos tiempos cuajó y las ocasiones se sucedieron una tras otra. Saúl avisó, Griezmann disparó desviado y Nico Gaitán, como entre semana en Copa del Rey, aprovechó la oportunidad para colarse en los planes de Simeone. En esta ocasión lo hizo con un gol de pillo en el minuto 8 para abrir la lata. El argentino no se conforma con el rol de actor secundario y pide paso.

El tanto espoleó aún más a un Atlético que cimentaba su buen arranque en la superioridad en el centro del campo. Hasta cuatro futbolistas juntaban los rojiblancos en la zona ancha -Gabi, Koke, Saúl y Gaitán- , por tres del Betis. El planteamiento daba como resultado carriles completos para Flipe Luis y Vrsaljko y una amplitud que permitía llegar a los del Cholo de forma continua a línea de fondo. Solo faltaba que Fernando Torres cazara alguna de las internadas de los laterales para que al Cholo le saliera el plan perfecto, algo que no pasó.

Pasado el asedio, el Betis trató de estirarse y el Atlético dio un paso atrás. El balón paso de los pies de Koke y Gabi a los de un Dani Ceballos que comenzó a hacerse cada vez más presente. El joven centrocampista, de apenas 20 años, retrasó su posición, la pidió e hizo que su equipo tomara aire. Fueron los mejores minutos de los de Víctor y los peores de un Atlético que aprovechó el último tramo de la primera mitad para darse un respiro.

Tras la reanudación, el Atlético entró frío. Los de Simeone continuaron cediendo metros y esperando a salir con velocidad al contragolpe, un guion que le podía ir como anillo al dedo para la velocidad de Fernando Torres y Antoine Griezmann. Precisamente el 'Niño' iba a ser el que tuviera en sus botas en el minuto 56 la oportunidad de llevar la tranquilidad al Vicente Calderón con un mano a mano en carrera, de los que le gustan, pero Antonio Adán desbarató la ocasión.

La incertidumbre del marcador hizo que Simeone moviera el banquillo. El técnico argentino dio entrada a Yannick Ferreira Carrasco y retiró a Nico Gaitán pero no cambió la cara al partido. El Betis continuaba acaparando el balón y poco a poco comenzaba a inquietar la portería de Moyá. Durmisi primero y Rubén Castro en dos ocasiones después probaron al meta del Atlético e instalaron las dudas en un Atlético que necesitaba reaccionar.

Simeone instó a los suyos para que recuperaran el control del choque. Fernando Torres dejó su puesto a Kevin Gameiro pero el que realmente lideró la reacción fue un Carrasco que trató de desbordar una y otra vez por el perfil zurdo. Desbordó y generó un intercambio de golpes que, si bien no era beneficioso para el Atlético, abría una ventana para la sentencia del partido. No lo hizo y terminó sufriendo hasta el último segundo, el Betis dispuso de un balón colgado al área pero la defensa rojiblanca desbarató la ocasión. Con este triunfo el Atlético suma su tercera victoria consecutiva en Liga y se coloca a dos de un Sevilla que ocupa la última plaza de acceso directo a la Liga de Campeones.

COMENTARIOS

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x